Según HRW, sentencia contra Semenya atenta contra sus derechos humanos

0
96
Caster Semenya junto a su abogado antes de recibir el fallo.

La normativa aprobada por la IAAF que exige a las atletas con hiperandrogenismo a medicarse para reducir sus niveles de testosterona, validada hace dos días por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), quebranta las normas internacionales de derechos humanos, según Human Rights Watch (HRW).

HRW defendió que las mujeres como Semenya “tienen el mismo derecho a la dignidad y a controlar sus propios cuerpos”.

“Es profundamente decepcionante ver al TAS apoyar regulaciones que contravienen los estándares internacionales de derechos humanos”, señaló en un comunicado Liesl Gerntholtz, directora ejecutiva adjunta de Programas de HRW.

Para esta organización de derechos humanos, “al examinar y excluir a mujeres competidoras con base a sus niveles naturales de hormonas, las regulaciones de la IAAF estigmatizan, estereotipan y discriminan contra todas las mujeres”.

“Para mujeres atletas con niveles de testosterona atípicos, ser obligadas a someterse a un examen médico puede ser tan humillante como médicamente innecesario”, reclamó Gerntholtz.

La responsable de HRW entristeció que este tipo de normas lleven a identificar a atletas por sospechas y acaben por dominar sus cuerpos al “escrutinio público”, algo que no ocurre con los hombres.

La decisión de la TAS ratificó a mediados de semana que esas regulaciones en efecto “son discriminatorias” pero subrayó que “esta discriminación es un medio necesario, razonable y proporcionado para cumplir el objetivo de la IAAF de preservar la integridad del atletismo femenino en los eventos restringidos”.

Comentarios