El dragado, “pañitos de agua tibia”

204

No existe ninguna duda que el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Transporte, quiere encontrarle soluciones a la sempiterna problemática, patentizada en el casi permanente e insuficiente calado del estuario del Río Magdalena que sirve de canal de acceso al puerto de Barranquilla.
Si no fuere así, la titular de la señalada cartera, Angela María Orozco, no lo hubiera anunciado con tantos “bombos y platillos” -más con bombos que con platillos- , al manifestar que “los barranquilleros pueden estar tranquilos porque ahora si tienen la garantía respecto a los recursos necesarios para la tan mencionada APP del Río, creada para atender estas reiteradas emergencias”, así mismo dijo que “los recursos están garantizados y que resolverán por los próximos 13 años los problemas del canal de acceso al terminal marítimo y fluvial de Barranquilla”.
Siendo así, lo importante ahora es aplicarle celeridad a los tramites requeridos para impedir el taponamiento definitivo de nuestro puerto, porque como se sabe esta es la peor época de este trayecto del rio Yuma, porque es cuando comienzan a aparecer los”bancos de arena”, que son los que producen las peores emergencias y obstáculos para las normales actividades portuarias.
Muy a pesar de estos importantes anuncios de Mintransporte, la opinión publica quisiera saber el porque de la insistencia en contratar los servicios -durante tantos años-, de dragas de diferentes nacionalidades, maquinas estas que no han sido suficientes para los trabajos que se requieren para la normalización del canal navegable de Bocas de Ceniza, el mismo que para esta época, acumula millones de toneladas de sedimento, obstaculizando el normal acceso a buques de altos tonelajes.
Desde hace muchos años,se han venido presentando problemas similares al de ahora y fueron contratadas varias dragas chinas, consideradas en ese entonces -1978- en la salvación de nuestro sistema portuario, ciertamente la presencia de la considerada poderosa maquina oriental, genero el optimismo de los barranquilleros ,que esparaba que se superaran definitivamente los inconvenientes,pero al final todos sabemos que a través de ese método no se ha conseguido la solución requerida.
Desde esa época hasta nuestros días, se ha venido intentando una solución teniendo como base el dragado, han sido contratado dragas de distintas nacionalidades que nos hacen llegar a la conclusión que ni las dragas chinas, ni las rusas,ni las holandesas,ni las belgas,ni las griegas ni la draga Colombia han sido eficientes.
Como ahora se esta anunciando la contratación de otra draga, esta vez de nacionalidad belga,para los trabajos de profundización del canal navegable de Bocas de Ceniza, diferentes estamentos de Barranquilla, han exteriorizado su inquietud por saber cuales son los motivos especiales que originan esa insistencia en contratar estos aparatos, si se tiene en cuenta que esta misma draga ha fracasado varias veces en el “cacareado”dragado , hay quienes creen que la situación portuaria de Barranquilla mejoraría si se acuden a otros procedimientos.
Creemos que en el caso del puerto de Barranquilla, el dragado se ha constituido en una practica costosa e inútil al mismo tiempo, porque equivalen a aplicar “paños tibios”a una situación que no se corregirá con medidas transitorias como las que se han venido aplicando desde hace mas de 60 años, sino con las soluciones de fondo, es posible que estas dragas sean eficientes en sus países de origen, porque son utilizadas en puertos en el mar, donde se ha comprobado que el dragado no es malo cuando se aplica en aguas tranquilas y no en turbiones, como sucede con Bocas de Ceniza.
Nos declaramos de acuerdo con los conceptos emitidos en días pasados por el Representante a la Cámara del Atlántico Cesar Lorduy, quien sostiene que si bien es cierto que los recursos anunciados por Mintransporte de algo van a servir, pero todos sabemos que el dragado siempre sera un mecanismo transitorio, porque la solución está en el puerto de aguas profundas, un proyecto bastante antañon, pero que con toda seguridad se constituirá en la solución definitiva,para enfrentar la competencia tanto nacional como internacional en materia portuaria.

Comentarios