Joao Herrera asegura que su nacimiento en Barranquilla fue accidental, teniendo en cuenta que su abuela y bisabuela paternas Candelaria Niebles Rodríguez eran soledeñas emparentadas con los Gravini de hoy en Soledad. “Llegué a Soledad y comencé a conocerla hace 35 años, como también a los soledeños, me enamoré de Soledad y como soy un hombre casado y hice de Soledad mi querida; la quiero mucho, comencé a sentirla, a vivirla a padecerla y a padecer todas sus necesidades a través de una notaría”.

Así comienza este relato el Alcalde de Soledad, Joao Herrera Iranzo, teniendo como interlocutores y espectadores a Luz Marina Esper e Ítalo Iguarán.

Joao explicó después el significado del refrán que titula esta nota: “Todo clavo que saca su cabeza se lleva su martillazo”, es un refrán popular que me aplicaron a mí cuando inicié mi mandato en la Alcaldía de Soledad. “La cabeza es la mía y el martillazo me lo quieren dar los contradictores, pero les respondemos con obras, explica y agrega: “Faltan 40 semanas para terminar nuestro periodo y tenemos 40 obras para entregar. Entre éstas, 26 calles, varios parques y canchas, los estadios de fútbol y de béisbol, la sede del cuerpo de bomberos, todo eso estará listo antes del 31 de diciembre por ley”.

Añade el mandatario que Soledad ya está graduada, “se graduó de ciudad y tendrá POT (Plan de Ordenamiento Territorial) hasta el año 2040. Ya tenemos todos los requisitos para ser ciudad”, recalca.

Historia
Joao Herrera continúa haciendo un recuento de su llegada al municipio que hoy dirige. “Hace 35 años siendo ya un profesional y habiendo superado la etapa del niño, del joven, ya con alguna madurez aunque con poca edad todavía llegué a Soledad y comencé a conocerla”.

“Trabajar en una notaría y sobre todo cuando se es notario, se está en contacto diario con el ciudadano, por lo tanto uno conoce al rico, al pobre, al necesitado, al que está desajustado o descompuesto socialmente, al generoso, al avaro, en fin, uno conoce a todas las personas y la mayoría de las personas todavía ven en el notario una persona a quien le pueden consultar sus problemas, a quién le pueden contar sus secretos y quién está obligado a brindar una solución. Así lo entendí y comencé a ejercitar ese sacerdocio de notario consultor, en este ejercicio fui conociendo más profundamente al soledeño y me fui enamorando más de Soledad”, afirmó.

El soledeño es inteligente, tiene picardía, es artista por naturaleza; si me preguntan ¿qué es el soledeño? yo digo, es un artista experto en gastronomía, en historia y en cultura. Ninguna ciudad de Colombia ha dado tanto artista, tanto músico importante cómo Soledad.


Soledad no sólo se hace el segundo mejor carnaval de Colombia después del de Barranquilla, sino que el carnaval de Barranquilla lo hacen en un 70 por ciento los soledeños”.

“Mi esposa Alba Olaya me acompañó los 31 años de notario y cuando ya estaba listo para pensionarme surgió la idea de que yo podía ser el alcalde de Soledad. Los 14 notarios que me habían antecedido aspirando a ser alcaldes de la tierra donde eran notarios, todos se habían ahogado y yo estaba destinado a ser el número 15 y me preguntaba, porque yo era presidente de los notarios, ¿por qué se ahogaban los notarios? y la respuesta era, porque eran muy buena gente, eran serios y correctos.
Sabe Dios que en mi ejercicio notarial jamás se devolvió a una persona por falta de plata y entre las 900 notarías que había en Colombia, la colocamos en el décimo lugar; fuimos el primer lugar durante 29 años en la costa Caribe, en la prestación del servicio en el volumen de registros civiles, en el volumen de declaraciones extrajudiciales, en volumen de matrimonios y peleábamos con las 5 notarías más grandes de Colombia con un equipo humano de 40 funcionarios, entre estos, 36 mujeres”.

La candidatura

Mi candidatura a la Alcaldía de Soledad surgió como un ‘Basta ya’ de los soledeños; un no aguantamos más, no queremos más este estado de podredumbre en el que nos encontramos y encontraron en mí una persona que estaba dispuesta a declarar un acto de rebeldía; mi candidatura fue un acto de rebeldía; Yo decía, el que vota por corruptos es corrupto; el que elige corrupto es corrupto y el que ayuda a que llegue un corrupto al poder, es corrupto y cuando el corrupto o el gobernante corrupto se apropia de tus bienes tú no puedes declararte víctima porque tú eres cómplice porque lo ayudaste a llegar ahí; y yo decía una cantidad de cosas, por ejemplo que Soledad estaba sumida en un ‘doping’ que no era de marihuana ni de cocaína; era el ‘doping’ de la resignación; Soledad estaba resignada y la pelea era tan dura que yo tenía que andar con chalecos antibalas, tenía amenazas yo le dije a Soledad, mi pelea es contra el Diablo y se me sumaron los evangélicos y los católicos para garrotear al Diablo, y toda la clase política de Soledad se sumó en torno a un candidato llamado Rodolfo Urós, que había sido tesorero de Astrid Barraza, había sido concejal de Soledad y que pertenece a la tradición burocrática de Soledad, de la familia Ucrós, de las familias que siempre han detentado el poder en Soledad y terminé enfrentado con él y el logró con toda la fuerza de la clase política de Soledad sumar 52 mil votos en las urnas que era suficiente para ser alcalde de Soledad es más a las 6:00 de la tarde se auto proclamó alcalde de Soledad y le dio la vuelta a la población, pero a las 7:00 de la noche el alcalde era yo, porque 70 mil soledeños dijeron: basta ya”.

“Los soledeños me pidieron, que no quedara en la Administración una sola persona de las que habían estado allí durante muchos años. Yo me comprometí a varias cosas. Primero, que a Soledad le fuera bien; me comprometí a nombrar en el gabinete muchas mujeres. Empecé con el 51 por ciento y hoy tengo 92 por ciento, porque he venido descubriendo cada día que las mujeres son más honestas que nosotros, ellas vinieron a este mundo a ser medres, a ser esposas, tienen más capacidad de trabajo, en las noches se acuestan de últmas y al día siguiente se levantan de primeras, tiene más regularidad, no se emborrachan, no se trasnochan, no hacen chanchullos, son más honestas que nosotros y hoy tengo, la contratación y las finanzas en manos de mujeres”.

El empalme
“Lo rimero que nos propusimos fue recobrar la confianza del sistema central; nadie creía en Soledad; encontramos la educación descertificada, que es lo peor que le puede pasar a una sociedad; encontramos el agua potable y el saneamiento básico descertificados, o sea que el gobierno nacional no nos podía mandar un peso, porque no teníamos derecho por haberlo malversado; encontramos 650 mil millones de pesos en pasivo contingente, o sea, una cuenta con demandas. Hubiéramos tenido que vender a Soledad para poder pagar esa deuda y pesaba una espada sobre Soledad: estaba condenada a convertirse en un barrio de Barranquilla. No le quedaba otro camino.

El empalme fue difícil, fue sangriento, escabroso; no pudimos hallar las claves los discos duros, los computadores no los recibimos; nos tocó en seis meses poner la casa en orden; 30 años de abandono, de desidia; entonces nos tocó poner la casa en orden, pero con un equipo de profesionales, de gente buena, de mujeres nuevas, con ética pública, mujeres con un buen ayer, gente que ama y que quiere a Soledad recobramos la credibilidad del gobierno nacional.

Comenzamos existir, a rendir informes y lógicamente a enfrentar a la clase polítiquera que no aceptaba haber sido despojada del poder; que no aceptaba los nuevos hábitos de las nuevas costumbres en el manejo de la función pública, en el manejo del ente territorial soledeño; logramos reformar el estatuto tributario, Soledad tiene cultura de pago, lo que no tenía era la cultura de cobro; logramos emitir 130,000 facturas de impuesto predial, 130.000 inmuebles; donde quiera que llegue un recibo del agua llega un recibo de impuesto predial y pasamos de 60.000 o 70.000 facturas a 130.000 y pasamos de 20.000 millones en predial a 99.000”.

Las obras
“Ya hemos refaccionado los colegios, vamos a inaugurar un mega colegio, el Francisco José de Caldas con 5 pisos con ascensor y toda la modernidad; el comedor más grande de Colombia para 1000 estudiantes, con almuerzo tipo buffet. Además, 44 mil becas para nuestros jóvenes débiles económicamente, los tenemos becados dentro los 190 colegios privados que hay en Soledad, también tenemos becados en los 60 mejores en los que ganaron el percentil, en los que tienen los más altos puntajes los que tienen pilos, los niños de escasos recursos nuestros están en los mejores colegios.


Por otra parte, inauguramos el Centro de Salud Pública, llevamos 35,000 metros lineales de pavimento; hemos logrado con 15 empresas constructoras grandes que están en Soledad 10.000 metros más para llegar a 45.000 metros lineales de pavimento; hemos llevado alcantarillado moderno en PVC a 15.5 kilómetros, conexiones modernas de agua potable; tenemos 21 parques, entre estos 15 nuevos, iguales o superiores a los de Barranquilla; hemos logrado refaccionar 6 más 4 que vamos a entregar nuevos en estos días”.


Joao Herrera termina hablando de lo importante que ha sido su esposa Alba Olaya en su gestión al frente de la Alcaldía de Soledad. “La verdad es que Soledad se ganó 2 alcaldes, tiene dos alcaldes. Yo soy el alcalde titular, electo, el que firma, el que decide, pero tengo una primera Dama, primero, que es preparada. Cuando yo la conocí era Juez penal con una maestría en Desarrollo Social; conoce a la función pública, fue Secretaría de Hacienda, alcaldesa encargada de Barranquilla, una mujer preparada, de combate, de lucha, que trabaja conmigo hasta 18 horas diarias; entonces esa es una ventaja que tiene Soledad que somos dos. Lógico, uno no tiene sus contradictores y el arma del canalla cuando el debate está perdido es la calumnia y ahí surgen los calumniadores; y hay una ley de la vida: ‘Todo clavo que saca su cabeza se lleva a su martillazo’”.

Comenta aquí: