Un docente, natural del municipio de Juan de Acosta, en el departamento del Atlántico, y otro hombre de Santa Marta murieron en un accidente de tránsito que se presentó a la 1:40 de la tarde el Sábado Santo en la vía que comunica a Barranquilla con Ciénaga, altura del kilómetro 22 de la Troncal del Caribe y donde otras cuatro personas también resultaron heridas, entre ellas un niño de 11 años, que se encuentra en UCI en la Clínica Campbell de esta capital.

Según el informe de la Policía, una de las víctimas es el docente atlanticense Miguel Sierra Rolong, de 62 años, natural del municipio de Juan de Acosta, mientras que la segunda víctima respondía al nombre de Rodrigo Alberto Mozo Paredes, de 44 años, natural de Santa Marta y quien vivía con su familia en el barrio Bavaria de esa localidad. El primero de los mencionados falleció en el lugar de los hechos, mientras que el segundo, su muerte se produjo en horas de la noche del mismo sábado en la Clínica Campbell de Barranquilla.

En el mismo accidente, otras cuatro personas, entre ellas dos menores de edad, resultaron heridas. Son ellos: Marcos Mozo Ribón, de 11 años, quien se encuentra bajo pronóstico reservado en la Clínica Campbell y su hermano Daniel de 17 años, ya fuera de peligro, al igual que la madre de estos, Tatiana Ribón Rivera, esposa de la víctima y un amigo de estos de nombre Walton, también ya fuera de peligro.

Se informó que el docente conducía un vehículo de servicio particular, un Chevrolet Optra, color gris plomo de placas DBV-189 y viajaba de Barranquilla para su tierra natal Juan de Acosta en el departamento del Atlántico.

Por su parte, Mozo Paredes manejaba una camioneta Duster, de placas HPZ-696, contra la cual chocó Sierra Rolong en el sitio antes mencionado. Sin embargo, las autoridades no han dado todavía ninguna explicación sobre este accidente.

Según los testigos, parece uno de los carros trató de sobrepasar un bus y se encontró de frente con el otro automotor, chocando ambos. El educador Sierra Rolong quedó aprisionado entre el asiento del conductor y el timón del carro. Personas que llegaron a atender el caso no lo pudieron sacar, hasta cuando llegó una máquina del Cuerpo de Bomberos de Barranquilla, cuyos voluntarios lograron rescatar el cuerpo sin vida. Posteriormente el personal de la Unidad Criminalística de la Sijin practicó la inspección del cadáver.

Las otras cinco personas del otro vehículo fueron auxiliadas por personal paramédico y fueron trasladados en ambulancias hasta Barranquilla.

Estaba en una iglesia cristiana

Rodrigo Alberto Mozo Paredes, desde el Viernes Santo se encontraba en Barranquilla con toda su familia y amigo personal, asistiendo a los actos litúrgicos en una iglesia cristiana, cuyos actos terminaron el sábado por la mañana cuando decidió regresar a su tierra natal Santa Marta.

Así lo manifestó ayer en la mañana su hermano gemelo, Fidel Mozo Paredes, quien junto con otros familiares se encontraban en las dependencias de Medicina Legal reclamando el cadáver.

Manifestó que su hermano era técnico en seguridad industrial y vivía con su esposa y dos hijos en la capital del Magdalena. Indicó que la última vez que hablaron fue hace un mes, después de la fiesta de carnaval pero por lo general tenían comunicación telefónicamente.
Dijo que el cuerpo será llevado a Santa Marta y lo más probable que el sepelio sea el martes en horas de la tarde en un cementerio de esa ciudad.

Miguel Sierra Rolong, el educador de Juan de Acosta que murió en el accidente.

Comenta aquí: