El matrimonio de una pareja estadounidense que fue acusado de maltratar, torturar y mantener cautivos a sus 13 hijos en la casa familiar en el sur de California en Estados Unidos fue condenado este viernes a cadena perpetua en una corte estatal de ese país.

En la emotiva audiencia de sentencia celebrada en una corte de Riverside, tras declararse los progenitores en febrero pasado culpables de 14 cargos, David y Louise solicitaron disculpas a sus hijos.

“Mis padres me quitaron toda la vida, pero ahora la estoy recuperando”, dijo una de sus hijas en la sala luego de que sus padres agacharan la cabeza tras escuchar el testimonio de uno de sus hijos quien admitió sufrir pesadillas al ver cómo golpean y encadenan a sus hermanos.

Según informó la misma corte, la pareja tiene posibilidad de pedir libertad condicional al cabo de pasar 25 años tras la rejas, pues ambos habían sido detenidos en enero de 2018 luego de que una de las hijas lograra escapar de la casa y lograra llamar al teléfono de emergencia.

Tras el aviso, las autoridades lograron constatar las condiciones en que vivían los 13 hijos, quienes estaban atados con cuerdas y cadenas, encerrados en jaulas y algunos de ellos presentaban cuadros de desnutrición severa.

“Es el caso más horroroso que he visto en toda mi carrera como fiscal”, dijo en febrero pasado el fiscal de Riverside, Mike Hestrin.

“Creo que todo sucede por una razón. La vida puede haber sido mala, pero me hizo fuerte. Luché para convertirme en la persona que soy”.

Comenta aquí: