Semana de cacería

0
148

Twitter @yeicobo

Esta Semana Santa vino cargada de unas extrañas arremetidas de quienes por convicción son anti establecimiento, como Coronell, Vladdo, Faciolince, Daniel Samper entre otros, lo cual lleva a considerar el porqué de sus razones, pues en común tienen estos periodistas que groso modo promueven el respeto a los derechos humanos, a una política transparente e incluso a la aplicación de la ética en el marco del ejercicio político, lo cual es bastante improbable.
Todos embistieron desde diferentes frentes contra el líder de la oposición el senador Gustavo Petro, con una particularidad propia de campaña negra, fake news (noticias falsas) quedando poco sustentadas, algunas inclusos con advertencia de denuncias si no se retractaban, al querer traspasar la frontera de la intimidad familiar con calumnias propias de quienes al precio de lo que sea, desean acabar con la imagen de una persona que representa a más de ocho millones de sufragantes.
El asunto es que al mirar con lupa el tema, resulta como de extraña coincidencia que luego del wikileaks donde quedó en evidencia la cercanía del señor Sergio Fajardo con el Uribismo en lugar de afinar la pluma por aclarar esa revelación, pues simplemente estos periodistas, todos declarados afines a la cuerda de Fajardo, (solo basta consultar internet para saberlo), enfilen baterías para bajarle el tono a semejante información, dedicándose a desprestigiar al senador Petro, al mejor estilo del partido de su eterno enemigo y por el cual casi todos cuentan con protección de la Unidad Nacional de Protección “UNP”. Salvaguardándose de algún extremista que quiera atentar contra su humanidad.
Ahí empiezan los errores de cálculo, pues seguro ese Wikileaks, no le conviene a Claudia López, en plena campaña de la Alcaldía de Bogotá, ni tampoco a su candidato de preferencia Sergio Fajardo, con miras al proceso electoral de 2022.
No se puede ser tan cobarde, al creer al pueblo ingenuo con esta creciente de información falsa, pues volviendo al error de cómputo, de pronto terminan haciéndole un gran favor a su archí enemigo y catapultando las opciones de posiciones claras y certeras frente a la única salida que existe en Colombia y es trabajar por el bien general y no solo el particular como hoy sucede.
No se trata de defender al senador Petro, se trata de exigirles a cada uno de ustedes la misma seriedad que promueven en sus diferentes espacios de influencia; bienvenidas las críticas, el debate, la diferencia de ideas y preferencias políticas, pero si ustedes promueven estas divisiones en quienes anhelan un país completamente diferente, desde ya sería bueno dejar claro que un curso de estadística, de análisis y toma de datos de fuentes oficiales e incluso de ética para respetar a las familia en este caso la de la ex señora del senador Petro, no caería nada mal, con el fin de hacer honor a la verdad.
La realidad debe ser ajustada, y recuerden que el lado que atacan en el último debate electoral marcó más de ocho (8) millones de votos, y pueden sumar, que todos esos electores tienen la misma visión de país de quienes se erogan la defensa de la libertad de expresión.

Comentarios