¡Lo que debe saber al firmar un contrato de arriendo de vivienda urbana!

Varias personas me han solicitado orientación sobre el tema del contrato de arriendo, por ello entraré a hablar de manera general y reafirmar la orientación que emití en desarrollo de una consulta anterior.
El tema del contrato de arriendo de vivienda urbana, es bastante extenso, por ello puntualizaremos aspectos relevantes a efectos de dar una orientación general.
Mi primera recomendación es que siempre que suscriba y/o realice un contrato de arriendo lea con detenimiento todas y cada una de las cláusulas del contrato, generalmente el propietario del inmueble es quien lo elabora o entrega elaborado al Arrendatario, pero ello no quiere decir que éste no pueda solicitar un cambio, adición o corrección de alguna o algunas cláusulas. ¿Por qué es importante leer el contrato? Después que usted firma el contrato se obliga a cumplirlo tal y como está redactado, ya no valdrá argumentar que no entendió o firmó sin leer; es antes de firmarlo la oportunidad para que usted pueda objetarlo.
El dueño del inmueble o arrendador, está obligado a entregar al arrendatario copia del contrato de arriendo y del inventario si lo hubiere, igualmente en la elaboración del inventario el arrendatario debe estar presente y presentar las objeciones que considere pertinente. Una vez firmado el contrato, es de obligatorio cumplimiento para las partes y el contenido del mismo es ley para ellas.
En relación al contenido del contrato de arriendo de vivienda urbana, las cláusulas de mayor trascendencia son:
a. El valor del canon o arriendo: fíjese que el valor sea el pactado con el dueño del inmueble, en la fecha y lugar para realizar el pago. El valor del canon o arriendo no puede superar el 1% del valor comercial del bien inmueble, tampoco el propietario puede aumentar al vencimiento del término, el valor a su arbitrio, pues por ley dicho aumento no puede superar el 90% del valor del I.P.C que quiere decir, índice de precio al consumidor fijado para el año anterior al vencimiento del contrato.
b. Duración del contrato: Esta cláusula debe ser discutida por las partes. El término o duración del contrato puede ser en meses o años.
Ojo con la prórroga. Esta cláusula, permite que al vencimiento del contrato ya sea en meses o años, si ninguna de las partes manifiestan la intención de darlo por terminado, se vuelve a reiniciar el contrato por el término inicialmente pactado, lo que quiere decir que se prorroga automáticamente, por ello si usted, como arrendatario desea dar por terminado el contrato, fíjese en la fecha de vencimiento y con una antelación de tres meses puede solicitar al propietario su terminación por escrito.
La ley sí permite por causas excepcionales, que el propietario solicite la entrega o restitución del bien inmueble, aunque el arrendatario esté al día en los pagos, ¿cuáles son? Cuando lo va a ocupar para su propia habitación, cuando va a ser vendido, demolido, etc. Igualmente el propietario puede solicitar la terminación del contrato y restitución del inmueble, por el no pago de los cánones de arriendo, la suspensión de los servicios públicos por no pago, si se prohibió el subarriendo y éste incumplió, etc.
El arrendatario por su parte, también puede dar por terminado el contrato si el propietario no garantiza el uso y goce del bien en las mínimas condiciones y de forma reiterada, ejecute actos que perturben el disfrute del mismo, por las causales señaladas en la ley y por el incumplimiento por parte del Arrendador de sus obligaciones contractuales.
Mi recomendación final, si no entiende los términos del contrato que va a firmar, realice la respectiva consulta ante el consultorio jurídico de cualquier universidad, recuerde ¡es mejor prevenir que curar!
[email protected]

Comentarios