Objeciones? No, más bien zancadillas.

0
495

Después de dos semanas de receso, retomo el espacio que amablemente me cede Diario La Libertad, para expresar mis opiniones sobre el diario acontecer, período en el cual reflexioné sobre el tamaño de mis escritos, siendo más realista sobre el tiempo y concentración que mis eventuales lectores  dedican a mis escritos, concentración cada vez más escasa, ante el tsunami y la avalancha de información y contenidos disponibles; por tanto haré un esfuerzo máximo por reducir el tamaño de mis columnas, porque como dijo alguien, lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Al parecer el palo en la rueda de la paz, las zancadillas que desde su posesión le viene metiendo el fiscal Néstor Humberto Martínez, llegaron a su clímax por las malintencionadas objeciones con que éste convenció a Duque para que presentara al congreso, objeciones que realmente son obsesiones, por desbaratar el Acuerdo, resumidas inicialmente en cuatro articulitos que pretenden reformar el corazón de lo acordado en La Habana, reafirmando así la principal “virtud” de este gobierno, que es incumplir las promesas de campaña y la palabra empeñada, como ya hicieron con el protocolo acordado con el ELN en caso de romperse la mesa de conversaciones, y con la promesa de no subir los impuestos.

La otra objeción que pretendían meter cual inocuo enema rectal, es esa de trasladar la carga de la prueba necesaria para recuperar las tierras robadas a sangre y fuego a humildes viudas de campesinos desarraigadas y desplazadas con sus hijos y nietos a cordones de miseria urbanos, tierras presumiblemente en manos de testaferros de terratenientes, sus verdaderos dueños que se niegan a devolver, bajo el inverosímil argumento de que fueron adquiridas de “buena fe”, por lo que de haberse aprobado dicha obsesión, perdón objeción, haría imposible que esas humildes viudas retornaran con sus familias a sus tierras de donde nunca debieron salir, violentamente como sucedió, porque si no tienen para alimentar a sus hijos, mucho menos tendrán para contratar costosos abogados. Pero esta otra intentona, de tantas de Uribe y su Duque aupados por el Fiscal, al parecer va a recibir entierro de pobre, por cuanto se formó un poderoso bloque encabezado por Cambio Radical, que en alianza con otros partidos, votarán negativamente esta reaccionaria iniciativa del gobierno.

Y el cerco diplomático, otra obsesión de Duque enarbolada para derrocar a Maduro y montar a Guaidó, quedó convertido en circo diplomático como el famoso concierto en la frontera para meter a la brava la ayuda humanitaria, dirigido por los inefables diplomáticos colombianos, encabezados por Duque y Holmes Trujillo, diplomacia que está quedando por el suelo, como sucedió con la respuesta a una carta enviada por el presidente de la Asamblea de la Federación Rusa al parlamento de varios países latinoamericanos, donde les recordaba la vigencia del derecho de los países a la libre determinación, en la que el brillante presidente del senado Ernesto Macías de manera grosera, envalentonado por el apoyo de Uribe, responde con otra carta diciendo que quien dirige la diplomacia es el Presidente, ignorando que la comunicación entre parlamentos de diferentes países es algo que es normal y se viene practicando hace mucho tiempo.

La Perla: Rosa Cotes Gobernadora del Magdalena, dijo ayer al presidente Duque en un Consejo Comunitario en Aracataca,  “mis indígenas no son como los de La Minga, son aterrizados, inteligentes y preparados”, como quien dice trató a los indígenas del Cauca de brutos, sin que se le corriera la pestañina, en un típico síndrome y nostalgia de monarquía y feudalismo. Señora Cotes, no será que los indígenas del Cauca son más libertarios que “sus” indígenas porque no han tenido la presión que ha existido de paramilitares en la Sierra Nevada?

[email protected]

Comentarios