La salida negociada del conflicto venezolano la mejor salida para Colombia  

352

No nos llamemos a engaño los estados que se han unido para aupar las pretensiones de un sector de la oposición de Venezuela, están liderados por Estados Unidos que la utilizará para apuntalar sus intereses y no augura una salida decorosa para ninguna de las partes involucradas, especialmente para Colombia. No debemos olvidar la situación especial de nuestro país histórica y geográfica, que la unen al destino de Venezuela. La larga frontera porosa que nos limita, hace que cualquier solución que se produzca nos estará afectando para bien o para mal. En la época de la bonanza petrolera eran los colombianos los que cruzaban las trochas fronterizas para buscar mejores  opciones en el “país hermano”
Lo primero que hay que tener en cuenta en estos casos es el derecho internacional y el principio de la intervención en los asuntos internos de las naciones. Tener en cuenta además que donde interviene Estados Unidos “no vuelve a crecer la hierba” como en los tiempos de Atila, o demora en crecer. Con cualquier excusa desde la ayuda humanitaria, enviar armas a  uno de los bandos en conflicto en nombre de la democracia, inspeccionar la existencia de armas de los países del “eje del mal”, en nombre de la paz; en todas ellas  ha llegado más allá y se han quedado más acá. En resumen los conflictos se alargan, los países se atrasan y las guerras continúan más agresivas. Para dar unos ejemplos recientes, los casos de Afganistán, Libia y Siria son emblemáticos.
Ahora en medio de una confrontación civil – hasta ahora- el gobierno colombiano no puede, sin tener que arrepentirse  después, comprometerse de tal modo que ofrezca nuestro territorio para el paso de sus soldados, la entrega de armas para uno de los bandos en  contienda. Quedaríamos entre dos fuegos,  al convertir la confrontación civil de hasta hora en una guerra civil, exponiendo nuestra  población interna, tanto como los tantos millones de colombianos que viven en suelo Venezolano, nuestra soberanía, recursos y  la frágil paz de que ahora gozamos.
La posición del presidente Duque, en su visita a Trump incluido en los gobiernos que se apresuraron a tomar partido por uno de los bandos, va con la idea de convertirse en el adalid de los gobiernos latinoamericanos, que apoyarían cualquier cosa que  presente USA, sin tener en cuenta las conveniencias de Colombia.  La posición mejor para nuestro país es el dialogo, la negociación pacífica entre los dirigentes de los sectores que se expresen en el interior de Venezuela, llegar a acuerdos entre ellos, sin intervención de ninguna de las potencias. Este es el camino menos peligroso para la resolución del conflicto interno del país hermano y para el futuro de las relaciones colombo-venezolanas. Es lo que piden desde los extremos internacional y nacional, religioso y políticos personajes de la talla del Papa Francisco y el senador Robledo.
leila48delgado@gmail.com

Comentarios

Comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hosting Empresarial - certificados ssl