Educación globalizada y contextualizada

1255

A lo largo del tiempo y en las sucesivas sociedades de las distintas eras, se han vivido diversos periodos históricos que desencadenaron acontecimientos que han transformado su comportamiento y han determinado cambios generacionales. Sucesos como la Revolución Francesa del siglo XVIII, que desarrolló en la mentalidad de los hombres la idea de la libertad y la no menos importante Revolución Industrial del siglo XIX,  marcaron un antes y un después. No solo en la producción, el desarrollo económico, la sociedad y la educación, y otros aspectos que tuvieron un impacto importante, sino que además se cambiaron los modelos tradicionales y se dio un salto significativo hacia nuevas formas de entender y concebir el mundo. De esa misma forma la llegada de la tecnología como una nueva revolución ha generado diversas oportunidades para el sector educativo, permitiendo la creación de un nuevo modelo de sociedad basado en el conocimiento, una sociedad de la información (Mora, R., et al. Pensar y construir un sistema educativo Caribe. En. Solano, J., et al. Nosotros los del Caribe: 2016: 263. Ediciones Universidad Simón Bolívar, Barranquilla, 2016).

En esa medida la introducción de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la educación debe ser entendida como un área que va más allá de la incorporación de dispositivos, herramientas y plataformas. Por encima de ello está el hecho de cómo todos los nuevos e innovadores recursos que tenemos a nuestra disposición van generando nuevas transformaciones, cómo se van construyendo nuevos mecanismos de aprendizaje donde la escuela ha dejado de ser entendida como el máximo espacio para la apropiación del conocimiento (Mora, R. Prácticas Curriculares, Cultura y Procesos de Formación. Segunda Edición. Ediciones Universidad Simón Bolívar, Barranquilla, 2012). El papel que deben desempeñar las TIC en la educación es de facilitadoras, como un puente mediante el cual se hace más asequible el conocimiento. En esa medida es posible que los estudiantes puedan aprender desde la práctica, que se creen nuevos canales de comunicación y participación y se generen más y mejores competencias, las cuales no solo deben ser desarrolladas por el estudiante, sino que exijan ser apropiadas en primera medida por los educadores.

Partiendo de ello, los docentes del siglo XXI deben entender que la educación actualmente requiere de nuevos modelos donde se pueda explotar al máximo no solo el conocimiento que tienen en sus manos, sino también aquel que está en cada uno de sus estudiantes. Las TIC han dotado a los jóvenes de aptitudes y capacidades que de otra forma serían más difíciles de tener. De tal manera, el educador debe saber además cómo adaptar las nuevas tecnologías a los procesos de aprendizaje, sortear los cambios y las nuevas metodologías que surgen día a día. Esto supone de entrada un reto importante, uno en el que se tenga claro que para hablar de las nuevas tecnologías como parte del plan educativo de un país se deben tener en cuenta varios factores como: crear nuevas políticas públicas a través de las que se asegure la implementación de las tecnologías en el sistema educativo , generar una incorporación de las TIC tanto en las aulas de clase como en el cuerpo docente y asegurar que exista una infraestructura tecnológica capaz de soportar con calidad y cobertura dicha metodología (Mora 2012, como se cita en “Ruta Caribeña”: 2018, 241. Fernández, A. Configuración del campo del currículo en Colombia. Un viaje por la producción escrita de sus autores más representativos. Samava Ediciones E.U. Popayán, 2018).

Sin embargo, la oferta de beneficios versus los retos que se deben asumir es bastante tentadora, incorporar las TIC en el sector educativo permitiría: generar una oferta informativa y de conocimiento más amplia, crear nuevos y mejores escenarios de aprendizaje interactivo, crear nuevos espacios de autoaprendizaje y aprendizaje colaborativo, generar entornos de aprendizaje más flexibles, romper las barreras de tiempo y espacio que actualmente puedan existir, entre otras. A la pregunta: ¿qué deben hacer las TIC en la educación?, la respuesta es clara, primero deben ser entendidas no como software y hardware, sino como mecanismos para potencializar el aprendizaje y en esa medida veremos que cumplen un rol importante para acceder, generar y transmitir información. Por otra parte, tienen el objetivo de favorecer de cara a la democratización de la educación, con las dificultades y riesgos que conlleva implementarlas, pero también con todo el impacto positivo que puede generar.

El fenómeno de la globalización cada día se convierte en una actividad que atraviesa todas las esferas de la sociedad, la economía como principal factor de cambios y de dinámicas sociales, como fenómeno cultural se fundamenta en los avances de las modernas tecnologías de la comunicación y de la informática y que ha servido como base para implementar los nuevos modelos, sociales, políticos, económicos, culturales y por supuesto educativos (Mora, R. Biografías de Instituciones de la Región Caribe. Ediciones Universidad Simón Bolívar, Barranquilla, 2010). Estos avances tecnológicos han generado que la educación desarrolle nuevas prácticas de enseñanza y aprendizaje, que buscan responder a los intereses y necesidades actuales. La educación actual exige que docentes y estudiantes desarrollen competencias que le permitan enfrentarse a los cambios de la sociedad y así mismo, que aprendan a desempeñarse desde sus capacidades.

El uso de las TIC en el aula, es una estrategia pedagógica y didáctica que ha venido tomando fuerza desde finales del siglo pasado; la escuela se ha visto en la necesidad de cambiar su forma de enseñar, incorporando en su currículo el uso de la tecnología como una herramienta que posibilita el aprendizaje (Mora, R. Reflexiones Educativas y Pedagógicas desde la investigación. Tomo V. Ediciones Universidad Simón Bolívar, Barranquilla, 2012). Este cambio ha favorecido a la educación puesto que así como la tecnología avanza, también lo hacen las nuevas generaciones, por lo tanto, la escuela debe ir a la par con estos avances y demostrar que el uso de la tecnología facilita la adquisición del conocimiento, porque ya no solo se trata de la clase magistral, ahora también se están facilitando tanto el aprendizaje holístico como el multidimensional. Es desde esta perspectiva en la que la educación debe direccionar la enseñanza, no se trata solo de darle a los estudiantes contenidos utilizando las nuevas tecnologías, se trata más bien de utilizar la tecnología como un medio para desarrollar competencias, habilidades y destrezas que le permitan a los estudiantes apropiarse del conocimiento que les es impartido y aplicarlo a la realidad.

moneri11@hotmail.com

Comentarios

Comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hosting Empresarial - certificados ssl