Una realidad transgénero para morderse el codo

246

El colombiano promedio tiene la costumbre de opinar sobre todo lo que se coloca en la agenda de los medios de comunicación, incluyendo las redes sociales, y esa dinámica no es del todo dañina, pues se entiende que a un sujeto lo hacen sus costumbres, sus creencias y conocimientos, y que cada cual es libre de pensar y opinar como quiera, siempre que no se afecte a alguien ni física, ni psicológicamente. En este orden de ideas, me voy al caso concreto que tiene a más de uno maldiciendo el momento en que la inclusión empezó a tomar tanta fuerza a nivel mundial: ¡Sorpresa! Miss España y Miss Mongolia son transgénero y están aspirando a ganar la corona de Miss Universo.

Este hecho ha suscitado infinidad de comentarios, algunos están a favor y otros en contra, como es lógico. Hay quienes alegan que se trata de defender la belleza, independientemente del género; otros, aseguran que las mujeres tienen su propia esencia y autenticidad, así que no hay puntos de comparación entre un hombre y una mujer, siendo que, si les vemos con las toneladas de maquillaje, de cirugías y de cabello postizo, todas son bellas. Si hacemos una retrospectiva de todo lo que se ha mencionado a lo largo de estos días, probablemente no haya cabida en este espacio. Lo que muchos ignoran es que desde el año 2013, en Miss Universo se aceptó la participación de personas del “tercer sexo”, según mandato del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien en su momento fuera el dueño del concurso.

Todo gracias a la lucha de algunas organizaciones no gubernamentales, que hicieron presión luego de que, en el año 2012, Jenna Talackova, participante a Miss Canadá fuera eliminada por haber nacido hombre. La lucha por la inclusión, por la no discriminación y por la no división sigue; es una realidad que los tiempos avanzan y cambian, que las dinámicas varían y que, aunque a muchos no les guste cómo va el mundo, hay un trabajo en conjunto por defender los derechos humanos de las personas transgénero, transexuales, travestis, gays y bisexuales. Lo que para muchos es inaceptable, motivo de repudio o de burla, ya está consignado en el papel y además está soportado legalmente en varios territorios del mundo.

Más que pensar en debatir si realmente se está compitiendo por la belleza, o porque según algunos “cada vez las cosas van de mal en peor” y que ya el mundo está “echado a perder”, sería más recomendable ver qué tanto nos está condicionando un certamen que termina cuando coronan a la Miss Universo y se apaga el televisor, o que para otros culmina a la semana siguiente cuando ya los medios dejan de hablar sobre el tema.

Ya es momento de que empecemos a preocuparnos por saber qué está pasando en nuestra propia casa y no en la del vecino, pues en Colombia no aplica, y probablemente no aplicará, la norma de permitir la participación transgénero en el certamen de belleza; así que los conservadores y los “políticamente correctos” deben estar tranquilos.

Ya que tengo su atención, déjeme recordarle que en Colombia últimamente se está debatiendo el problema con la universidad pública y su inminente desaparición; sobre la mesa también hay temas como el presupuesto exagerado que se piensa destinar para la guerra, el aumento del desempleo, el mal uso de nuestros recursos naturales, el éxodo de venezolanos en Colombia, y otras tantas realidades que son tan o igual de importantes a la lucha por el respeto y la inclusión.

Sin embargo, seguimos empeñados en discutir sobre un certamen que probablemente este año necesite mayor audiencia, y que requiera de nosotros para seguir enriqueciéndose, a costa de nuestra ignorancia, aquella que nos lleva a querer mordernos los codos,  puesto que ya la belleza se la disputan de una manera diferente a la convencional.

Comentarios

Comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hosting Barranquilla - El Hosting De Colombia