Para una mejor movilidad

63

Si hay algo que necesita nuestra ciudad con urgencia es una campaña bien estructurada y sostenida dirigida a lograr un mayor orden en el tráfico automotor, especialmente en lo que se refiere a las motocicletas que circulan por las calles de Barranquilla.

Para nadie es un secreto que Barranquilla ha mejorado ostensiblemente en lo referente a los ‘trancones’, que han venido disminuyendo con la entrada en funcionamiento de varias vías, como la ampliación de la carrera de la Aduana y los cambios de sentido de las carreras 47 y 50, así como la presencia de orientadores de tránsito en los lugares de mayor flujo vehicular, lo cual se puede catalogar como una solución para el caos vial que se observaba en dicha vías arterias de la ciudad.

Lo cierto es que las calles de Barranquilla tanto principales como secundarias ya son insuficientes para albergar la impresionante cantidad de vehículos, pero más que todo, para permitir un flujo ordenado al enjambre de motos que cada mañana se adueña de la urbe.

Todo esto con dos agravantes; primero, la falta de cultura y conciencia ciudadana de los conductores, y segundo, el poco control de las autoridades de tránsito sobre las motos que circulan en forma desordenada, como si no existieran normas que impusieran un buen comportamiento ciudadano a estos conductores.

Basta darle una mirada por ejemplo a las causas de los accidentes de tránsito que ocurren cotidianamente en la ciudad, para ver de qué tamaño es la incultura entre muchos mototaxistas y la falta de rigor al momento de expedirles una licencia de conducción a quien adquiere una moto.

Por eso es tan importante que la Secretaría de Movilidad adelantara campañas que entre otras cosas comprendieran una serie de actividades tendientes a capacitar a los motociclistas sobre las disposiciones que regulan el tránsito de estos vehículos por la ciudad y sobre normas de respeto y buen comportamiento que ellos deben observar.

La única manera de reducir la alta tasa de accidentalidad, cada día más preocupante en la ciudad de Barranquilla y su área metropolitana –sin olvidar que este es un problema que se aprecia a lo largo y ancho del país–, es contando con conductores capacitados. Si eso no sucede es muy difícil que las muertes en las vías dejen de ocurrir.

No cabe duda que precisamente la imprudencia de muchos conductores se ha convertido en la causa de la mayoría de accidentes de tránsito.

Ciertamente los índices de accidentalidad se pueden reducir, pero obviamente se hace necesario seguir trabajando e impulsando a los conductores para que se capaciten, ya que los percances automovilísticos que se presentan tienen gran repercusión por las vidas que se pierden.

El oficio de conductor es un trabajo que merece ser dignificado porque al fin y al cabo es una actividad peligrosa que necesita compromiso y responsabilidad, por lo que se hace imperativo que las empresas de transporte cuenten con verdaderos profesionales de la conducción.

Muchas vías de Barranquilla están cada vez más a merced de unos individuos que no respetan las vidas ajenas a la hora de hacer lo que les place. Indudablemente los accidentes de tránsito se constituyen como una de las principales causas de mortalidad en nuestro medio.

Ojalá esta iniciativa se ponga en práctica lo más rápido posible, que reciba el apoyo y la respuesta de todos los motociclistas, conductores de vehículos especialmente de taxis ‘zapaticos’ y peatones en general para que entre todos hagamos de Barranquilla una ciudad más organizada, más educada y más amable con propios y extraños.

Comentarios

Comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hosting Barranquilla - El Hosting De Colombia